Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

cerrar

Richard Frechette recibe el lunes el premio Fundación por la Justicia-Fundación Bancaja por su trabajo en Haití

. El Premio Fundación por la Justicia-Fundación Bancaja reconoce la trayectoria y dedicación constante de aquellas personas u organizaciones que destacan por su aporte a la promoción y defensa de los derechos humanos. Este año el Jurado reconoce el compromiso durante más de 25 años con los desposeídos de Haití de Richard Frechette (Conneticut, EEUU, 1953). Sacerdote católico, llegó a Haití en 1987 para poner en marcha un hogar para acoger 500 niños y niñas huérfanos. Desde entonces no ha parado de aumentar el número de personas acogidas, así como los distintos programas de apoyo a los más excluidos. En años sucesivos fundó el hospital infantil Petionville para combatir el alarmante número de niños que morían en Haití por malnutrición, diarreas, neumonía y SIDA; creó el programa para jóvenes y niños de los barrios marginales de Puerto Príncipe, ofreciéndoles un lugar seguro, alejado de las armas y las drogas; puso en marcha el centro de producción autosostenible para proporcionar herramientas de producción a los jóvenes; y potenció un programa de viviendas, entre otras muchas iniciativas de apoyo a la población haitiana.

A la edad de 40 años, tras sus siete primeros años de estancia en Haití, comenzó los estudios de medicina para poder ser de más ayuda a su causa y, ya como médico, funda el Hospital Pediátrico de St. Damien Chateaublond, hospital de referencia en el país y único que ofrece cuidados médicos gratuitos de calidad a la población haitiana sin recursos, donde se atienden 80.000 personas al año.

Haití es casi un estado fallido en que el acceso a servicios públicos, salud, educación, etc. es casi nulo, y donde el tiempo se detuvo a raíz del devastador terremoto sufrido el 12 de enero de 2010, pues apenas se ha reconstruido nada desde entonces. El paisaje de Puerto Príncipe es una sucesión de ruinas por las que la gente deambula a la búsqueda de su sustento diario.

En medio de tanta desolación, la titánica tarea de Richard Frechette y su organización, Nuestros Pequeños Hermanos, supone un soplo de esperanza que alcanza a casi 1.000.000 personas en alguno de los diversos programas educativos, sanitarios, de promoción del empleo o de amparo humanitario que realizan.

El premio, con una dotación económica de 10.000€, fue concedido por vez primera en 1995 a Adolfo Suárez, y en ediciones sucesivas ha reconocido la labor del Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, la Asociación Pro-Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos de El Salvador, el profesor Muhammad Yunus,  Dña. Bogaletch Gebre, el Padre Vicente Berenguer, el Doctor Pedro Cavadas, Misioneras de la Caridad, el Servicio Jesuita a Refugiados y MAIDES.

 

FECHA: lunes 11 de noviembre de 2013, a las 19:30 h.

LUGAR: Salón de actos. Centro Cultural Bancaja. C/ General Tovar, 3. Valencia.

 Disponible para entrevistas a partir de las 12:00 de la mañana (habla castellano).

Contacto para concertar entrevistas: 628 266 863;

ajimenez@fundacionporlajusticia.org

 

Esta noticia en los medios:

www.abc.es
www.laverdad.es

Mapa web | Política de cookies

© Bancaja, 2006 - 2012. Todos los derechos reservados.