Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

cerrar

La obra ¡Triste herencia! de Joaquín Sorolla expuesta ya en la National Gallery de Londres

La exposición Sorolla: Spanish Master of Light se inauguró anoche en la National Gallery de Londres en un acto al que han asistido el presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón, y la gerente Irene Guasque, en representación de la institución que ha cedido la obra ¡Triste herencia! perteneciente a la colección de arte de la Fundación. La exposición, que se podrá visitar desde el 18 de marzo hasta el 7 de julio, es la primera muestra británica del impresionista español en más de un siglo, y repasa la historia del reconocimiento internacional de Sorolla desde el primer viaje del artista a París hasta su consagración definitiva como gran pintor.

La exposición muestra una selección de sus obras maestras tempranas de temática social, entre las que se encuentra ¡Triste herencia!, única obra del artista valenciano que ha viajado desde la ciudad de Valencia a esta exposición. La pieza se mostrará junto a otras como El retorno de la pesca, procedente del Musée d’Orsay en París, y Coser la vela, de la Fondazione Musei Civici di Venezia, Galleria Internazionale d’Arte Moderna di Ca’ Pesaro. La muestra incluye también retratos y escenas de género de la vida española, así como los paisajes, las vistas de los jardines y las escenas de playa por las que Sorolla es internacionalmente conocido.

Pintada por Sorolla en la playa de la Malvarrosa hace 120 años, en 1899, el artista incluyó la obra ¡Triste herencia! en la cuidada selección de trabajos que envió a la Exposición Universal de París de 1900, donde causó una gran sensación, tanto entre el público como entre la crítica. El jurado le concedió por mayoría el Grand Prix por la totalidad de su obra, pero en especial por ¡Triste herencia! La pieza permaneció en la Iglesia de la Ascensión de la Quinta Avenida de Nueva York durante más de cincuenta años hasta que fue adquirida por Fundación Bancaja en 1981, recuperándola así para el patrimonio cultural valenciano.

Mapa web | Política de cookies

© Bancaja, 2006 - 2012. Todos los derechos reservados.